Descubriendo la técnica de joyería a la cera perdida

Posted on May 1, 2014 in Joyería, Talleres, Uncategorized | No Comments

La joyería a la cera perdida es una de las técnicas más antiguas que se conocen para realizar piezas de joyería. Nació como alternativa ante la dificultad de trabajar algunos tipos de metal. El objetivo era hacer moldes de materiales más maleables.

El origen

Los primeros moldes para fundir metal eran de piedra de jabón o jaboncillo de sastre, una piedra blanda y de fácil corte que soportaba las altas temperaturas del metal fundido. Sin embargo, la dificultad de tallar la piedra comportó que se empezara a utilizar la arcilla arenosa, que permitía envolver el objeto, para luego quemarlo. Se utilizaba cera de abeja.

Ésta técnica fue perfeccionada en las culturas de Grecia, Roma y el antiguo Egipto y también se utilizaba en la América precolombina.

Los métodos

Desde esa época se conocen dos métodos de fundición a la cera perdida, el directo y el indirecto. El primero consiste en recubrir la cera modelada con materiales refractarios, luego se lleva al horno donde se derrite la cera, y sale por unos agujeros por donde se vierte la colada de metal fundido.

El segundo, que se conoce desde el siglo III, es el método indirecto o molde por piezas, que consiste en sacar el molde de la pieza original, posteriormente vaciado en cera, promoviendo así la reproducción en serie, aunque también se utiliza para piezas únicas.

Es una técnica que nos permite trabajar con volúmenes y texturas que con el metal nos sería difícil o casi imposible de realizar y donde, además, tendríamos que emplear muchas horas de trabajo.

En clase

Durante el primer trimestre del 2014, en el curso de joyería, hemos trabajado la cera.

joyeria_cera perdida_dterra1b

Aunque algunos alumnos ya conocían la técnica, para la mayoría ha sido la primera vez, y cuando empiezas a trabajar la cera, al principio sigues los parámetros que cuando lo haces en metal y eso te despista. Tienes que imaginar el volumen de la pieza y a partir de ahí esculpirlo en la cera. Pensar en formas y volúmenes que con el propio metal sean muy difíciles de realizar, texturas, huecos, formas irregulares, formas con mucho volumen pero vacías por dentro, impresiones…

Con los alumnos hemos experimentado con formatos de cera diferente: cera roja (de escultor), láminas finas de cera rosa, cera dura azul (para anillos) y fundiendo cera para hacer goteo.

This slideshow requires JavaScript.

Con cada una de las ceras se han realizado piezas muy diferentes: brazaletes, anillos, colgantes, pendientes y en alguna de ellas también se han dejado preparadas las bocas para encastar piedras. Una vez terminadas las piezas en cera, las hemos llevado al fundidor y él ha hecho la transformación al metal deseado por cada alumno, plata, bronce o latón.

pulsera cera perdida

De vuelta al taller la sorpresa ha dejado paso a la felicidad del resultado conseguido y después del repasado y finalización de éstas, los alumnos se las han llevado a casa muy satisfechos.

Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.