Elisabet Moreno revela los secretos del Kintsugi tras su viaje a Japón

Posted on Jan 12, 2018 in Uncategorized | No Comments


Tras licenciarse en Publicidad y Relaciones Públicas en 2001, Elisabet emprende una serie de estancias de trabajo en el extranjero. En 2006, reside en Ecuador y fue ahí donde tomó su primer contacto con el mundo de la joyería de la mano del Profesor José Zamora. En el año 2014 obtiene el Grado Superior de Joyería Artística en la EscolaD’Art la Industrial de Barcelona; Elisabet se dedica desde 2008 por completo a la joyería, que combina con otras disciplinas artísticas, poniendo el foco en la tradición de los oficios artesanales con una actitud reflexiva y renovadora. Elisabet Moreno se define como una diseñadora de joyas que establece un diálogo entre tradición e innovación. Su trabajo busca e indaga en la materia y la forma a través del estudio de artes ancestrales y su aplicación experimental en la creación de joyas.

-¿En líneas generales, en qué consiste el Kintsugi y qué relación tiene con la cerámica general? -El Kintsugi es una técnica ancestral japonesa que consiste en arreglar fracturas de la cerámica con laca Urushi y polvo de oro, plata o estaño.

-¿Cómo llegaste a la técnica Kintsugi?¿Cuál fue la primera vez que escuchaste hablar de Kintsugi? -En Barcelona existe una amplia tradición de lacado Urushi y fue allí donde escuché hablar por primera vez del lacado japonés y, en concreto, de la técnica del Kintsugi.  Me inicié en la técnica de la laca japonesa Urushi en la Escola Massana el año 2010 y en 2016 viajo a Japón para aprender nuevas técnicas de lacado de la mano de Nagatoshi Onishi, uno de los maestros lacadores más reconocidos. Actualmente, además de colaborar con empresas, talleres y artistas de diversos países para conocer los diferentes procesos de fabricación y formas de trabajo, continúo investigando acerca de la laca japonesa.

La laca Urushi que nos muestran en la foto es un producto muy exclusivo y esencial en la práctica del kintsugi.

<<…En la prefectura de Chiba, una zona rural preciosa en la que aún se conservan las casas típicas de puertas de panel de arroz y tejados tradicionales de cerámica.>>


-¿Qué te llevó y cómo decidiste ir a aprender y vivir esta técnica?
-En el 2015 fui de turismo a Japón con la clara idea de visitar las zonas más relevantes del lacado en este país, para conocer de primera mano no sólo la forma que trabajar, sino también la filosofía en torno a esta técnica decorativa. Eso me llevó a decidir volver al año siguiente para hacer una residencia con algún maestro lacador.

-¿Qué duración tuvo tu estancia en el Japón acompañada del Maestro? –Tres meses. Estuve en primavera, justo en la época del Sakura o cerezo en flor y fue un momento mágico.

-¿En que zona estuviste, y que sensaciones tuviste al llegar a un lugar tan distinto?
-El taller se encuentra situado en la prefectura de Chiba, una zona rural preciosa en la que aún se conservan las casas típicas de puertas de panel de arroz y tejados tradicionales de cerámica.

Esta es la casa en la que se hospedó Elisabet durante su estancia en japón aprendiendo la técnica del kintsugi.

-¿Puedes explicarnos como era el ambiente en la casa/taller? ¿Donde estuviste aprendiendo, convivías? -Yo tenía asignada una casa al lado del taller. Era una zona tranquila, aislada de grandes urbes y donde ni siquiera podías salir a comprar a algún pequeño negocio local; para eso tenías que coger el coche o el autobús e ir al pueblo más cercano. Vivía literalmente rodeada de campos de arroz.

-Ahora que ya nos has puesto en contexto nos gustaría entrar más en materia: ¿Cuáles son los materiales que más se usan ? ¿Qué es la laca Urushi y cómo es el proceso de ésta técnica? -La laca Urushi es la resina natural de un árbol que sólo crece en Asia y que tiene el mismo nombre. Es un material extraordinario, ya que proporciona dureza, resistencia e impermeabilización a aquello en lo que se aplica, además de, por supuesto, acabados decorativos de gran belleza.

-¿Cuáles eran tus rutinas durante tu estancia?
-Yo trabajaba de 10 de la mañana a 6 de la tarde, de lunes a domingo, con un pequeño descanso para comer y alguna parada puntual para un té, que siempre era bienvenido. Los días y el trabajo se basan en el orden, la disciplina y el rigor.

-¿Y qué nos puedes decir sobre la importancia de seguir los tiempos necesarios tanto en el proceso y su relación con la filosofía y formas de vida en Japón? -En Japón el tiempo se mide de otra manera. Son perfeccionistas por naturaleza y para conseguir esa excelencia, los japoneses son conscientes de que el tiempo es primordial y se dedican con devoción a la tarea que tengan entre manos, sin importar cuánto tarden en realizarla.

<<En Europa hay muy pocas personas que conozcan y enseñen esta técnica, respetando las formas tradicionales y sin usar resinas artificiales para ello. Esto es debido a que el acceso tanto a los materiales como a este conocimiento no ha sido fácil.>>

 

-¿Qué fue lo que más te sorprendió de la experiencia? -Las relaciones sociales y el respeto al prójimo. La frugalidad con la que se vive y la relevancia social que allí tienen los maestros artesanos.

-Después de la experiencia, ¿Cómo fue la vuelta desde Japón a tu casa? -Volví con la maleta llena de experiencias vitales muy enriquecedoras y con mi cabeza repleta de ideas y proyectos que llevar a cabo, en los que me encuentro en la actualidad.

-¿Cuál es la situación del Kintsugi en España? -En Europa hay muy pocas personas que conozcan y enseñen esta técnica, respetando las formas tradicionales y sin usar resinas artificiales para ello. Esto es debido a que el acceso tanto a los materiales como a este conocimiento no ha sido fácil, pero esta situación está en proceso de cambio.

-¿Qué nos dice el Kintsugi de la filosofía oriental y qué podemos aprender en Occidente? -Aunque se le ha dado mucha importancia al aspecto estético, por la belleza que proporciona, ante todo esta técnica nos habla de la historia de los objetos, de cómo cambian en el tiempo y del valor añadido que adquieren.

-¿A quien recomiendas esta técnica y que nos puedes enseñar en el curso? -Recomiendo el curso de Kintsugi a todas las personas con inquietudes artísticas y, en especial, a ceramistas que quieran incluir esta técnica afín a otros procesos que lleven a cabo.

Si te quieres apuntar al próximo curso de Kintsugi con Elisabet Moreno que se impartirá en Sant Cugat déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo o llámanos al +34 936747807


Leave a Reply

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.